Flúor en odontología

El flúor es un mineral natural que se halla en la corteza terrestre y tiene una extensa distribución en la naturaleza. Asimismo, algunos alimentos (té, pescados de mar, pollo, espinacas y gelatina) y depósitos de agua presentan fluoruro naturalmente. Incluso en algunos lugares se añade este flúor en el agua para el consumo humano siempre en una dosis adecuada para la prevención de las caries. Además, la mayoría de las cremas de dientes contienen flúor.

 

En la odontología, el flúor sirve para prevenir las caries de dos formas: 1) Se concentra en los huesos y en los dientes en desarrollo de los niños y también fortalece el esmalte de la dentadura de bebés y adultos; y 2) Ayuda a endurecer el esmalte de los dientes de las personas adultas una vez ya han salido. Por otro lado, el flúor puede ayudar, junto al calcio y la vitamina D, a tratar la osteoporosis y solidificar los huesos.

 

Podemos usar el flúor dental todos los días a través de pastas dentales y colutorios con flúor en dosis pequeñas, también se puede administrar en comprimidos y en gotas y finalmente de una manera más concentrada en una clínica dental.

Esta última forma de aplicar el flúor se llama topicación. Se trata de un gel que el dentista aplica en los dientes con el fin de prevenir las caries dentales. El flúor fortalece el esmalte de los dientes y  evita que sea atacado por las bacterias.

 

El flúor se aplica de forma sencilla. En primer lugar, se limpia la superficie del diente y a renglón seguido se aplica el gel de flúor durante poco más de un minuto. Luego, no se podría comer ni beber nada durante 45 minutos para que la acción del flúor sea efectiva, duradera e intensa.  Todo este proceso debe ser por un profesional de la odontología pues el flúor se debe aplicar en las cantidades necesarias, ni más ni menos.

 

El uso del flúor es compatible con la colocación de sellantes de fosas y fisuras. El flúor protege las superficies dentarias lisas al mismo tiempo que los sellantes cubren las hendiduras en los dientes con el fin de impedir que los restos de las comidas y las bacterias accedan a ellos provocando las temidas y dolorosas caries.

 

Por último, el exceso de flúor resulta muy tóxico y puede llegar a provocar la flúorosis. Esta enfermedad debilita el esmalte, provoca más caries, mancha los dientes para siempre y debilita los huesos. 


Categorías a las que pertenece: Tratamientos dentales


Otros artículos:

Especialidades de odontología La odontología es una rama de la salud que se dedica al diagnóstico, el tratamiento y a prevención de todo de tipo de enfermedades del aparato estomatognático. Por lo tanto...

Implantes dentales Los implantes dentales son sustitutos artificiales de las raíces dentarias sobre los cuales se coloca una corona dentaria que sustituye a la parte más visible del diente. Los implantes d...

Láser en odontología Hoy en día, los tratamientos láser en odontología se aplican en tejidos blancos bucales como encías, frenillos, mucosas, etc., además de para el blanqueamiento denta...

Resinas en odontología Las resinas dentales están ganando terreno en la odontología moderna. Se trata de restauraciones estéticas de la dentadura las cuales se pueden usar en dientes dañados o ca...

Tratamiento de conducto dental El tratamiento de conducto es un método para acabar con el dolor dental cuando una infección ha invadido el nervio y los vasos interiores de diente. No se trata de un tratamiento doloros...

Tratamientos con bifosfonatos en odontología Entre otras, los tratamientos con Bifosfonatos se utilizan para trata la enfermedad de Paget y otras alteraciones óseas. Suelen ser muy eficaces, sin embargo, en la última d&ea...



Comentarios publicados en Flúor en odontología :

No hay ningún comentario para este artículo. Puedes ser el primero en escribir un comentario en este apartado.


Escribe un comentario en Flúor en odontología :


Tipos de Tratamientos

Cremas, Perfumes y CosméticosTratamientos corporalesTratamientos dentales Todas las categorías Todos los Tratamientos